¿Vender o no vender?

Un día me preguntaron sobre vender o no vender la empresa.

Parece una pregunta simple, pero hay muchos escenarios y situaciones a considerar para responder a esta pregunta.

Desde mi punto de vista como Broker en M&A, prefiero administrar con negocios que están operando, generando caja, con suficiente capital de trabajo y perspectivas positivas, por lo que es mucho más fácil y rápido cerrar la venta.

Pero podríamos pensar: ¿qué hace que el emprendedor, o un Grupo Empresarial, venda un activo con tantos atributos positivos?

En el actual momento convulso de la economía mundial, hay muchas razones que llevarían a esta decisión. Por ejemplo, una decisión estratégica presente en el Plan de Negocio para obtener beneficios, o el emprendedor y la Junta entienden que, a partir de ahora, esta operación debe ganar nuevos inversores y nuevos jugadores para mantenerse como campeón… Hay varias razones. Y también hay aspectos emocionales, desde el punto de vista del empresario que dedicó gran parte de su vida a construir la empresa y ahora quiere descansar.

Por otro lado, si el negocio no va bien, hay restricción de capital, caída de ventas o ganancias comprometidas, ciertamente entrar en la decisión de vender la empresa puede ser un problema aún mayor, lo que reducirá el valor del negocio y generará incluso mayores pérdidas. En este caso siempre se recomiendan procesos de revitalización con consultores especializados, existe un universo de personas competentes en el mercado para lograrlo. Conozco al menos a tres de ellos que ciertamente actúan con respuestas positivas.

El mercado brasileño, en los últimos años, ha mostrado una alta volatilidad, hay momentos en los que “el vaso está lleno” y otros, cuando “el vaso está vacío”. Sin duda, moverse entre estos escenarios requiere mucho talento y, en la mayoría de los casos, bastante estrés. Aunque la situación sea favorable, decidir el siguiente paso es siempre un dilema profundo, y en este sentido el emprendedor vive su “soledad emprendedora”. No hay a quien consultar, resulta ser una decisión exclusivamente personal, el mejor consultor es la propia conciencia, y en este punto las variables económicas siempre tendrán un peso importante, además de los aspectos sentimentales y emocionales.

Recomiendo encarecidamente incluir en el Plan de Negocio el tema de una posible venta de la empresa, discutir el asunto con los principales accionistas, considerando indicadores como el beneficio sobre el patrimonio, el ROI, el saldo de caja, y teniendo en cuenta que una venta bien construida, además de tomar algo de tiempo, requiere planificación y asesoría especializada, que actuará con sigilo, discreción y con un alto grado de asertividad.

Si tiene algo que agregar a este artículo, compártalo para que las operaciones de fusiones y adquisiciones se vuelvan cada vez más profesionales.

¡Gracias!

IVAN RODRIGUESBROKER M&A

www.icbconsulting.es

Compartilhe
Marcações:

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *